Factura de la luz beyond sun

Factura de la luz, ¿conoces todos los términos que aparecen?

A veces parece que necesitemos un máster o una ingeniería para poder descifrar la factura de la luz. Para tener tan solo un par de folios, ¿cómo puede darnos tantos quebraderos de cabeza? El problema recae en la cantidad de términos extraños que no sabemos muy bien qué son y por qué los estamos pagando.

Pero, aunque pienses que entender la factura de la luz es misión imposible, no te preocupes. En este artículo te explicaremos cuáles son todos los conceptos que aparecen en ella para que sepas lo que realmente estás pagando y por qué. Cada entidad emite un tipo de factura diferente pero aunque los elementos que aparecen en ella estén situados en diferentes lugares, los conceptos deben ser los mismos. ¡Allá vamos!

Primero, las presentaciones

Datos del titular-factura

 

Igual que en cualquier otro contrato o factura, deben aparecer tanto los datos de la empresa como del contratante, o sea, vosotros, los que estáis leyendo este artículo mientras sujetáis la factura. En el caso de nuestras facturas, en la parte superior aparece, por un lado, nuestra información de contacto como nuestra web, correo de información al cliente y el número de teléfono gratuito al que podrás llamar para preguntarnos cualquier duda. Por otro lado, en la parte de la derecha, podrás ver tus datos personales:

  1. La primera cifra que aparece es el número de contrato y es aquella que se le asigna a cada cliente para facilitar su identificación.
  2. Después podemos ver el producto contratado, es decir, la tarifa de beyond sun que dispone dicho cliente.
  3. El tercer número que vemos es el que se le asigna a cada factura que emite beyond sun o número de factura. Es decir, es el número que identifica esa factura en concreto y se utiliza para facilitar su búsqueda en caso de que sea necesaria.
  4. Justo después podemos ver la fecha de la factura, es decir, el día que se emite dicho documento.
  5. Es importante no confundir la fecha anterior con el periodo de facturación. La primera hace referencia a la fecha en la que se envía la factura al domicilio del cliente o a su correo y la segunda nos indica el inicio y el final del periodo que se está facturando.
  6. Por último, es en esta sección donde aparece el importe total a pagar por el cliente. Este es el precio final con los impuestos y el resto de conceptos incluidos aunque se explican detalladamente más adelante.

 

Datos del titular y datos de pago

Después de estas dos secciones, podemos ver la parte en la que se reflejan los datos del titular y los datos de pago. En este apartado lo primero que aparece a la izquierda son los datos del titular, es decir, el nombre completo del cliente, su número de DNI o CIF en caso de ser una factura de empresa y la dirección del punto de suministro. Los datos de pago aparecen justo debajo como el número de cuenta y la fecha en la que se realiza la carga de la factura.

A la derecha de esta información podemos ver los datos del punto de suministro. Aquí aparecen datos relevantes que necesitaremos conocer. En primer lugar, veremos el CUPS, Código Universal de Punto de Suministro, una cifra alfanumérica que lo identifica. Es decir, es como el DNI de nuestro punto de suministro. Después, veremos la dirección al que se le está realizando el suministro, el número del contador que ayudan a localizar el contador del cliente y la tarifa de acceso y de potencia contratadas.

Tarifa de acceso y potencia contratada

Tarifa de acceso y potencia contratada

 

La tarifa de acceso o peaje de acceso es uno de los conceptos que pagaremos mes a mes en nuestra factura de la luz. Es la tarifa que paga la compañía comercializadora a la compañía distribuidora por el uso de la red de distribución de energía. Esta está fijada por el Gobierno y que paga el cliente cuando contrata una tarifa en el mercado libre.

Por otro lado, la potencia contratada es la parte fija de la factura. Es un precio que pagas aunque no tengas consumo. Podemos decir que es como el ancho de banda de la instalación eléctrica. Por lo tanto, depende directamente de la cantidad de energía que necesites y de los electrodomésticos o aparatos que vayan a estar en funcionamiento. Cuantos más aparatos, más potencia requeriremos.

Es muy importante elegir adecuadamente la potencia ya que si contratamos una demasiado alta para lo que realmente necesitamos, vamos a estar pagando más cada periodo de facturación. Si, por el contrario, contratamos una más bajo puede que nos salten los plomos cada vez que enchufemos más de un aparato al mismo tiempo.

¿Crees que la potencia que tienes contratada no es la correcta? Para eso, nosotros realizamos un estudio de ahorro totalmente gratuito en el que controlaremos durante un periodo de tiempo cuánto y cuándo consumes más energía y así poder ofrecerte una tarifa acorde a tus necesidades.

Vamos al lío...

Hasta aquí todo bien, ¿verdad? Hasta ahora todos los datos o conceptos que hemos visto son conocidos ya que la mayoría son personales. Pero es aquí donde empezamos a ver esos términos desconocidos que pueden volvernos un poco locos. Tranquilos, una vez los conoces todo cambia. Aquí vamos a ver cuánto pagamos y por qué.

El primer concepto es el término de potencia. Es decir, es la cuota fija que pagaremos de forma proporcional a los días de consumo que correspondan a ese periodo. Se calcula multiplicando el precio de la potencia contratada, mencionada anteriormente, y el precio del Kw que se tienen contratados.

Justo debajo veremos el término de energía. Esta es la parte variable de la factura y se refiere a la cantidad de energía consumida durante el periodo de facturación. Es el resultado de la suma del precio de peaje de acceso (aquella que estaba regulada por el Gobierno) y el precio del consumo realizado durante la facturación. Es decir, multiplicamos los Kw consumidos por hora y el precio por KWh establecido en la tarifa.

La siguiente línea es para la energía reactiva. Es un tipo de energía eléctrica que absorben algunos equipos eléctricos como por ejemplo un motor de gran capacidad. Después de usarla la devuelven, por lo que no supone un consumo. Entonces, ¿por qué se cobra? Porque a pesar de no estar consumiendo energía, hay que generarla y transportarla. El precio se que cobra es por estos servicios.

Si en algún momento requerimos de una potencia mayor y, por lo tanto, tenemos un exceso de potencia, este exceso se cargará en la factura. Por eso, es variable ya que dependerá de si ha habido algún exceso y de cuánto ha sido.

Por otro lado, si el contador es propiedad de beyond sun, se le cobrará un alquiler por el mismo. Es una cuota fija y se cargará en cada periodo de facturación.

Por último, tenemos el Impuesto eléctrico. Tasa que debe pagar el consumidor que disponga de un suministro eléctrico. Es un impuesto de fabricación y está establecido por el Gobierno. Igual que cualquier otro impuesto, su coste total dependerá del consumo que se haya hecho durante el periodo de facturación. El IVA, se multiplicará por la suma total de los conceptos anteriores.

Historial e información de interés

 

En la última sección de la factura, podremos ver nuestro historial de consumo para que puedas llevar a cabo un seguimiento. Iincluímos en tu factura esta gráfica de barras que muestra el consumo de energía del punto de suministro en el último año por meses. Además, te dejamos une gráfico de queso donde puedes apreciar las diversas fuentes de energía de las que proviene la electricidad que llega a tu punto de suministro.

Esperamos que con esto ya no te sientas tan perdido como antes. Una vez entiendes los términos las cosas se ven de otra forma, ¿verdad? Si tienes alguna duda pásate por nuestra sección de "Conoce tu factura", llámanos o mándanos un correo o contacta con nosotros a través de las redes sociales, estaremos encantados de atenderte.